Frases de Eduardo Galeano

La cultura de consumo, cultura del desvínculo, nos adiestra para creer que las cosas ocurren porque sí

Cultura

La división internacional del trabajo consiste en que unos países se especializan en ganar y otros en perder

Trabajo

No hay guerra agresiva que no diga ser guerra defensiva. Hitler invadió Polonia para evitar que Polonia invadiera Alemania. Bush invadió Irak para evitar que Irak invadiera el mundo

Guerra

Son cada vez más las ciudades, y sobre todo las ciudades del sur, donde la gente está prohibida. Impunemente, los automóviles usurpan el espacio humano, envenenan el aire y, con frecuencia, asesinan a los intrusos que invaden su territorio conquistado

Varios

Sobre una torre había una mujer, de túnica blanca, peinándose la cabellera, que le llegaba a los pies. El peine desprendía sueños, con todos sus personajes: los sueños salían del pelo y se iban al aire

Sueño

Arránqueme, señora, las ropas y las dudas. Desnúdeme, desnúdeme

Duda

La divinización del mercado, que compra cada vez menos y paga cada vez peor, permite atiborrar de mágicas chucherías a las grandes ciudades del sur del mundo, drogadas por la religión del consumo, mientras los campos se agotan, se pudren las aguas que los alimentan y una costra seca cubre los desiertos que antes fueron bosques

Pobreza

Si se prohíbe la industria de la droga, industria asesina, ¿por qué no se prohíbe la industria de armamentos, que es la más asesina de todas?

Principios

El mundo es una gran paradoja que gira en el universo. A este paso, de aquí a poco los propietarios del planeta prohibirán el hambre y la sed, para que no falten el pan ni el agua

Mundo

Las teorías de Milton Friedman le dieron el Premio Nobel; a Chile le dieron el general Pinochet

Varios

Relacionados