Frases de Gustavo Adolfo Bécquer

Dos rojas lenguas de fuego que a un mismo tronco enlazadas se aproximan, y al besarse forman una sola llama

Besos

El amor es un rayo de luna

Amor

Dios, aunque invisible, tiene siempre una mano tendida para levantar por un extremo la carga que abruma al pobre

Dios

Hoy como ayer, mañana como hoy, ¡y siempre igual!, un cielo gris, un horizonte eterno y andar..., andar

Tiempo

Y el pensamiento es necesario ejercitarlo, se debe cada día y de nuevo y de nuevo pensar, para conservar la vida del pensamiento

Pensar

Podrá no haber poetas; pero siempre habrá poesía

Poesía

Mi existencia, reducida al momento presente, flota en el océano de las cosas creadas como uno de esos átomos luminosos que nadan en el rayo del sol

Presente

El amor es un caos de luz y de tinieblas; la mujer, una amalgama de perjurios y ternura; el hombre, un abismo de grandeza y pequeñez; la vida, en fin, puede compararse a una larga cadena con eslabones de hierro y de oro

Vida

La brilladora lumbre es la alegría; la temerosa sombra es el pesar: ¡Ay!, en la oscura noche de mi alma

Alma

¿A qué fingir el labio risas que se desmienten en los ojos?

Mentira

Relacionados