Frases de Henri-Frédéric Amiel

Temen algunas mujeres la soledad de la viudez. No supieron ver que su vida tampoco fue descifrada por el marido. Y que la verdadera serenidad viene casi siempre del monólogo

Pareja

La vida no es más que un tejido de hábitos

Vida

El hombre que pretende ver todo con claridad antes de decidir, nunca decide

Decisión

El deber es ser útil, no como se desee, sino como se pueda

Utilidad

Cuesta mucho trabajo que la libertad vuelva a la franca unidad del instinto

Libertad

En la vida casi todo proviene de casi nada

Vida

La acción es sólo el pensamiento condensado, concreto ya, oscuro, inconsciente

Acción

Lo que gobierna a los hombres es el miedo a la verdad

Verdad

Un error es tanto más peligroso cuanto mayor sea la verdad que contenga

Error

Morir desilusionado es la mayor de las aflicciones

Tristeza

Relacionados