Frases de Miguel Hernández

Quien se para a llorar, quien se lamenta contra la piedra hostil del desaliento, quien se pone a otra cosa que no sea el combate, no será un vencedor, será un vencido lento

Resistencia

No vale entristecerse. La sombra que te lo ha dado. La sombra que se lo lleve

Tristeza

El mundo es como aparece ante mis cinco sentidos, y ante los tuyos que son las orillas de los míos

Compañía

No te hieran por la espalda, vive cara a cara y muere con el pecho ante las balas, ancho como las paredes

Vida

Tanto dolor se agrupa en mi costado, que por doler me duele hasta el aliento

Dolor

Sangre remota. Remoto cuerpo, dentro de todo: dentro, muy dentro de mis pasiones, de mis deseos

Deseo

Sólo te nutre tu vívida esencia. Duermes al borde del hoyo y la espada. Eres mi casa, Madrid: mi existencia, ¡Qué atravesada!

Muerte

Encarnación, yo digo en mi corazón, si soy tonto que lo sea. No me importa: no me muero por ser tonto, tonto estoy, y si sé que tonto soy, sé que hasta tonto te quiero

Amor

No te asomes a la ventana, que no hay nada en esta casa. Asómate a mi alma

Alma

Volverás a mi huerto y a mi higuera: por los altos andamios de las flores pajareará tu alma colmenera

Alma

Relacionados