Frases de Miguel Hernández

No perdono a la muerte enamorada, no perdono a la vida desatenta, no perdono a la tierra ni a la nada

Ira

Las armas que más brillan en mis manos y con ellas tengo que transformar la vida

Muerte

Se pondrá el tiempo amarillo sobre mi fotografía

Tiempo

En vuestra mano está la libertad del ala, la libertad del mundo, soldados voladores: y arrancaréis del cielo la codiciosa y mala hierba de otros motores

Libertad

Relacionados