Frases de John Lubbock

La primera y más elevada ambición que pueda tener un hombre es la de cumplir con su deber y la de gobernar su alma, que es su verdadero reino

Deber

Nada apetecen tanto los hombres como conservar la vida, y nada hay por que menos se esfuercen en dirigirse bien

Vida

La crítica puede ser verdadera, pero no es, aun así, toda la verdad. Es interesante estar entre bastidores, pero no es allí donde mejor se ve la obra

Arte

Aun cuando sea grave error conceder nuestra amistad a los malvados y a los necios, es poco cuerdo hacérnoslos enemigos, porque son muy numerosos

Amistad

Relacionados