Frases de Forugh Farrojzad

Toda la noche allí en mi pecho hubo quien jadeaba de desesperación, quien se levantaba, quien te deseaba y sus dos manos frías volvía a rechazar

Desesperación

Relacionados