Frases de José María Escrivá

Deja tu afición a las primeras piedras y pon la última en uno solo de tus proyectos

Constancia

La alegría de los pobrecitos hombres, aunque tenga motivo sobrenatural, siempre deja un regusto de amargura. -¿Qué creías? -Aquí abajo, el dolor es la sal de nuestra vida

Alegría

Donde la mano siente el pinchazo de las espinas, los ojos descubren un ramo de rosas espléndidas, llenas de aroma

Dolor

Es mala disposición oír la palabra de Dios con espíritu crítico

Crítica

Relacionados