Mensajes Bíblicos para Hoy

Si te sientes solo, si necesitas ayuda o si necesitas amor, escucha el mensaje de Dios para hoy. Encuentra tu espiritualidad a través de la fe que sientes por ser un devoto que sigue llamando a Dios cada vez que hace falta, no importa el tiempo ni las circunstancias, él siempre está para cuidarnos y alejar todos nuestros males y miedos.

La Biblia es el libro más fascinante de todo el mundo, traducido en todos los lenguajes y es el contacto directo que tenemos con Dios, no podemos dejar de leer o escuchar lo que él tiene para decirnos en todas y cada una de sus páginas, la palabra de Dios es la más sabia y la que más enseñanzas nos da. Dios Todopoderoso es quién nos ha dado el milagro de la vida, nos creó a su imagen y semejanza para que estuviéramos en la tierra con nuestros hermanos. La vida es muy complicada si no tenemos presente a Dios en nuestras vidas, un ser sin la fe de Dios es un alma perdida.

En el libro del Génesis Dios nos indica cómo fue que en siete días creó la vida tal y como la conocemos hoy en día. Este libro que forma parte de la Biblia, incluye la historia de Adán y Eva, dos seres humanos iguales a nosotros que caen en la tentación del diablo, por eso debemos leer la biblia para reflexionar y aprender de los errores de las personas que han sido partícipes de la palabra de Dios. Un nuevo día es una nueva oportunidad para estar en contacto con Dios y ¿Cómo podemos realizar ese contacto? A través de la oración, con los mensajes bíblicos que te vamos a dejar, puedes inspirarte para hablar con él y hacerle tus peticiones, Dios siempre escucha.

Mensajes Bíblicos para Hoy

Los mejores mensajes bíblicos para hoy

-No nos ha dado Nuestro Señor espíritu para la cobardía, sino de poder, demismo amor y de dominio propio de nuestro ser. -2 Timoteo 1:7.

-Escuchad el consejo y aceptar la corrección, para que seas sabio siempre y el resto de tus días verás la luz. Proverbios 19:20.

-Escucha, Nuestro Señor, la disciplina de tu porpio padre y nunca abandones la misma instrucción de tu señora madre. -Proverbios 1:8.

-Donde nunca hay bueyes, el pesebre estará limpio, pero mucho trabajo se obtiene por la fuerza del buey.

-Probad y ved que el Señor es bueno. ¡Cuán bienaventurado es el hombre que en Él se refugia! -Salmos 34:8

-Si Nuestro Señor está por nosotros, ¿quién estará contra nosotros? -Romanos 8:31

-Confíen en Jehová siempre, porque en Jehová, el Señor, está fuerza es eterna. -Isaías 26:4.

-¿Acaso no lo sabes? ¿Es que no lo has oído? Nuestro Señors eterno, el Señor, el creador de los confines de la tierra no se fatiga ni se cansa. Su entendimiento es inescrutable. -Isaías 40:28.

-El testigo veraz no mentirá, pero el testigo falso habla mentiras. El escarnecedor busca sabiduría, y no la halla, pero para el hombre entendido el conocimiento es fácil. -Proverbios 14:5-6.

La bendición de Dios es su protección, si somos capaces de reconocer que hemos sido bendecimos no tendremos más miedos, nos liberamos del temor continúo de nuestras ve, con Dios todo es posible, sin él nada. Si sientes la bendición de Dios, haz que las personas que están a tu alrededor, tus hermanos, también la sientan, cuando tú estás bien, todo tu alrededor está bien. Cuando una persona o algo están bendecido, es algo que obrará desde el bien. Dios nos da su bendición como una herencia que debemos cuidar y amar.

Reflexiona sobre la vida, el alma y el cuerpo que Dios te ha dado, dale gracias porque eres capaz de amarlo y pídele que nunca deje de amarte. Dios nos ama por igual a todos y nos bendice con un nuevo día. Con Dios no puedes sentir soledad, no pierdas tu fe en el señor. Los mensajes bíblicos son para que reflexiones a través de la palabra lo que estás haciendo con tu vida, para que cambies y encuentres el camino del bien, Dios quiere que seamos como él, no caigas en la tentación, mantente fiel al señor. Toma la mano del señor y siente la paz que transmite, habla con tus hermanos también creyentes de Dios para reflexionar sobre sus milagros. 

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta